INMIGRACION

Las claves de la nueva ola migratoria de Centroamérica

CENTROAMÉRICA 04.11.2018 (AGENCIAS)  Desde hace varias semanas, miles de centroamericanos decidieron salir en caravanas desde Honduras y El Salvador hacia territorio estadounidense. La falta de empleo en sus países y la violencia de grupos criminales y de acciones gubernamentales están provocando este masivo éxodo que tiene en alerta al Gobierno de Estados Unidos.

Son cientos de personas que esperan con ansias llegar a la frontera entre México y Estados Unidos, aunque les toque enfrentar los miles de soldados que enviará el presidente estadounidense, Donald Trump.

Siguen siendo un número masivo, pese a que parte de los que partieron decidieron, en el camino, retornar hacia sus países de origen, ante las dificultades encontradas en el camino, ya que en las mismas viajan numerosos niños y el pasar de frontera en frontera no fue tan sencillo como lo plantearon al inicio.

Marling Sierra, de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, que es parte del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), aseguró que los migrantes que se dirigen hacia los Estados Unidos son parte de un evento de desplazamiento forzado, quizá el más grande en la historia de Centroamérica en tiempo de paz.

“En este punto hay que responsabilizar a los Gobiernos porque ellos deben garantizarles un buen nivel de vida a los ciudadanos, lo que no existe en la práctica en todos los países de Centroamérica”, apuntó.

Agregó que la inseguridad ciudadana es una realidad en la región, principalmente en Honduras y El Salvador con la presencia de las maras y otros grupos del crimen organizado.

“Los Estados no asumen la responsabilidad de garantizar los derechos humanos a toda la población y buscar, no medidas paliativas, sino acciones que resuelvan los problemas estructurales que existen en cada uno de los países”, precisó Sierra.

La crisis no solo afecta al Triángulo Norte de Centroamérica, este año 40.000 nicaragüenses han pedido asilo en Costa Rica, desde que en el país se desatara una crisis sociopolítica en contra del gobierno de Daniel Ortega, que ha reprimido y perseguido a las protestas.

Manipulación en caravanas

Sierra también es parte de las opiniones que indican que detrás de este evento podrían haber intereses de grupos políticos que promueven la migración masiva. “La forma en que se dan los traslados masivos es una evidencia que alguien o algunos están detrás de este éxodo”, argumenta.

Considera que hubo mucha expectativa en cuanto a los anuncios de renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), que se conoció semanas previas al inicio de la primera caravana de migrantes que partió de Honduras, y eso pudo haber impulsado a muchos a viajar a EE. UU.

“La gente piensa que si logra llegar, en dos años quizás reciba un beneficio migratorio por el TPS”, explicó.

Las amenazas de Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó esta semana a las caravanas, a que se “den la vuelta” y “regresen a su país”, ya que no va permitir la entrada de gente “ilegalmente”.

“¡Vuelvan a su país y si quieren, soliciten la ciudadanía como otros millones están haciendo!”, agregó.

Trump amenazó la semana pasada con “cerrar” militarmente la frontera con México.

Más de 7,000 efectivos militares estadounidenses comenzaron a instalarse desde el viernes en la frontera sur con México, y se espera que el número se complete el fin de semana en tres estados fronterizos, a días de las elecciones legislativas del 6 de noviembre, en las que el tema migratorio es central en la campaña del presidente Donald Trump.

La cifra corresponde a lo ya anunciado: el envío a la frontera de 5,239 soldados, que se unirán a 2,100 reservistas de la Guardia Nacional ya desplegados ahí desde hace meses, indicó Michael Kucharek, portavoz del Comando Norte del ejército estadounidense (Northcom).

Los refuerzos estarán posicionados de antemano en la base aérea Davis-Monthan, en Arizona, la base naval de San Diego y la de los Marines en Pendleton, ambas en California; y la base naval de Corpus Christi en Texas.

Pero su destino final “está aún por definirse”, precisó Kucharek a la AFP.

Estarán encargados de operaciones logísticas y especialmente de la construcción de carpas “para nuestros soldados”, dijo Kucharek, destacando que no se ha tomado ninguna decisión aún sobre un eventual levantamiento de carpas para migrantes, como sugirió Trump durante un discurso electoral.

El jueves Trump repitió que las caravanas de centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en sus países representantan una “invasión”, y dijo esta semana que los migrantes detenidos en la frontera serían retenidos en campamentos de carpas hasta que culmine la evaluación de sus solicitudes de asilo.

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.