ortega_0

Estados Unidos incrementa la presión sobre el presidente Daniel Ortega

La Casa Blanca responsabilizó al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, por las centenas de muertos que ha dejado la ola de violencia. El jefe del Gobierno admitió la existencia de grupos paramilitares.

31.0/.2018 (EFE)   “Estados Unidos condena enérgicamente la violencia en curso en Nicaragua y los abusos contra los derechos humanos cometidos por el régimen de Ortega en respuesta a las protestas”, así arranca el ultimo comunicado de la casa blanca sobre la situación en el país centroamericano.  En pleno estancamiento del diálogo entre el poder y sus opositores, Washington quiso reiterar su postura de rechazo hacia el Gobierno sandinista.

Las ofensivas de las fuerzas de seguridad se multiplicaron últimamente con el fin de acabar con los bastiones opositores que se consolidaron desde el pasado mes de abril, cuando inició la ola de protestas, seguida de la represión. Un actuar que agregó muertos al dramático saldo de esta crisis, que se elevaría ya a 295 personas fallecidas según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La radicalización de la reacción del oficialismo en las calles se conjugó con un endurecimiento en el discurso, pues Daniel Ortega calificó de “golpistas” a los miembros de la Iglesia católica quienes trataron de interponer un diálogo nacional durante las últimas semanas.

EE. UU. plantea nuevas sanciones en contra de Nicaragua

Esta nueva respuesta de Estados Unidos a la crisis que atraviesa el país sucede a menos de un mes de las sanciones que se emitieron en contra de tres cercanos al presidente nicaragüense. El Departamento de Estado de EE. UU. sancionó el pasado 5 de julio a Javier Díaz Madriz, jefe de la Policía Nacional Fidel Antonio Moreno Briones, líder de las juventudes sandinistas y a José Francisco López Centeno, una figura del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Todos sospechosos de haber agudizado a la represión y apoyado a los grupos paramilitares progubernamentales.

Daniel Ortega y Rosario Murillo “son responsables en última instancia por los grupos parapoliciales favorables al Gobierno que han brutalizado a su propio pueblo”, afirma el cable emitido este lunes 30 de julio desde Washington, que plantea también nuevas acciones punitivas.

“Aquí tenemos lo que se llama policía voluntaria”, asumió Ortega en una entrevista a la cadena Euronews revelada este mismo lunes. Tras haber negado públicamente la existencia de estos grupos, acusados de fomentar violencia y ejecuciones extrajudiciales, el mandatario terminó entonces admitiendo la presencia de fuerzas paralelas al las del Estado. “El policía voluntario en operaciones especiales va enmascarado”, justificó.

Daniel Ortega apacigua su postura y abre posibilidad de nuevos diálogos

Por otra parte, Daniel Ortega rechazó las cifras de la CIDH y de otros organismos acerca de los fallecidos que dejó la crisis. “Son cifras que no son ciertas”, afirmó, adelantando el numero de 195 muertos.

El presidente se rehusó también a la posibilidad de adelantar los comicios antes del 2021, año en el cual tiene que terminar su mandato. Sería “un precedente, sería un país metido en la anarquía”, dijo. Daniel Ortega apeló a los poderes que le confirió la Constitución y aseguró que antes de cualquier iniciativa de esta naturaleza habría que “consolidar la paz”.

El exhéroe de la revolución sandinista parece querer apaciguar el mensaje de mano dura que había difundido durante los últimos episodios de esta crisis. En otra entrevista, con la cadena estadounidense CNN, Ortega reubicó su posición frente a las figuras clericales y al diálogo nacional. El presidente afirmó querer “fortalecer el trabajo que ha venido haciendo la Iglesia” con nuevos protagonistas y “crear condiciones” para impulsar una nueva fase de negociación.

El jefe del Estado no descartó tampoco la posibilidad de una intervención de las Naciones Unidas con un fin de mediación. A medianos de julio, ocasión de su visita en Costa Rica, el Secretario General de la ONU, António Guterres, condenaba la represión. “Hay un número de muertos que es chocante resultado de la fuerza por parte de entidades ligadas al Estado que no es aceptable”, instó, “y por eso mismo es tan importante que la violencia termine y que el diálogo político permita encontrar una solución”.

“Estamos discutiendo la cuestión y viendo qué podemos hacer que sea de ayuda”, explicó frente a la prensa, este lunes, el portavoz del Secretario General. Se darán a conocer próximamente los resultados de las conversaciones entre el gobierno nicaragüense y esta institución, que podría involucrar a su Misión Permanente en Nicaragua para facilitar un arbitraje en esta crisis.

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

One comment

  1. Este Dictador GENOSIDA no cumple nada son un par de psicópatas y no quieren dejar el poder tienen grandes comprom.isos con el lavado de dinero y con el narcotráfico, eso es lo que les importa más el dinero que recibe de ayuda por eso aparenta que quiere Diálogo a la Ortega el dirigiendo quien está en el Diálogo y haciendo sus e igencias,pero eso corresponde al pueblo el es un ASESINO, tiene detenidos y acusados de terroristas a opositores a sus matanzas y abusos y exige en Nicaragua la presencia de Almagro (su compinche Almagro fue parte del partido Comunista y ayudó en la Brigada Simón Bolívar en 1979. Tam bien ayudó en el asesinato del Gral.Anastasio Somosa. Esa es amistad. Y Almagro nunca se refiere a Ortega como dictador es el peor enemigo del pueblo de Nicaragua en la OEA por eso exije su presencia en Nic. El Ángel para nosotros es El presidente Trujillo y la Presidenta de Costa Rica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.