misa

NICARAGUA: Paramilitares obligan a suspender misas vespertinas en catedral de Managua

Managua, 10 jun (EFE).- Las misas vespertinas en la catedral metropolitana de Managua en Nicaragua fueron suspendidas debido a la presencia de paramilitares, en una crisis que se ha cobrado al menos 135 vidas, informó hoy el vicario de dicho templo, Silvio Romero.

“No tenemos misa a las 06.00 p.m. (00:00 GMT), sabemos muy bien que a esa hora andan los paramilitares”, dijo Romero tras finalizar la homilía este domingo en la catedral, ubicada en el centro de Managua.

Los grupos “paramilitares” son civiles con armas de fuego que, con apoyo de la Policía Nacional, realizan ataques contra la población, en especial a quienes protestan contra el presidente, Daniel Ortega, según organizaciones humanitarias locales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la ONG Amnistía Internacional han denominado como “parapoliciales” a estos grupos, acusados de realizar “ejecuciones extrajudiciales”.

Aunque en casi todas las ciudades de Nicaragua se puede desarrollar una vida casi normal durante las horas del día en medio de la crisis, de noche el peligro aumenta debido a la presencia de paramilitares y policías, acusados de defender los intereses de Ortega mientras su Gobierno mantiene un discurso de paz.

“Quien dice que ama a Dios y manda a matar a su hermano es un asesino, por más que hable bien de Dios”, recalcó Romero en la homilía.

“Es el pueblo de Nicaragua el que está hoy sufriendo, sangrando (…), no se puede más con tanta masacre, basta ya”, exclamó el sacerdote.

La Iglesia Católica, la más seguida en Nicaragua, ha tenido un papel trascendental durante la crisis, ya que ha evitado la muerte de cientos de personas que han mantenido sus protestas de forma pacífica, y a través de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) sirve de mediadora en el diálogo nacional entre el poder y la población nicaragüense.

Romero afirmó que las misas en horarios diurnos se mantienen en Managua.

Este fin de semana los nicaragüenses esperan que el presidente Ortega responda a una carta que los obispos le entregaron con una propuesta de “democratización” del país, ante lo cual pidió tiempo para “reflexionar”.

Managua, 10 jun (EFE).- Las misas vespertinas en la catedral metropolitana de Managua en Nicaragua fueron suspendidas debido a la presencia de paramilitares, en una crisis que se ha cobrado al menos 135 vidas, informó hoy el vicario de dicho templo, Silvio Romero.

“No tenemos misa a las 06.00 p.m. (00:00 GMT), sabemos muy bien que a esa hora andan los paramilitares”, dijo Romero tras finalizar la homilía este domingo en la catedral, ubicada en el centro de Managua.

Los grupos “paramilitares” son civiles con armas de fuego que, con apoyo de la Policía Nacional, realizan ataques contra la población, en especial a quienes protestan contra el presidente, Daniel Ortega, según organizaciones humanitarias locales.

 

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la ONG Amnistía Internacional han denominado como “parapoliciales” a estos grupos, acusados de realizar “ejecuciones extrajudiciales”.

Aunque en casi todas las ciudades de Nicaragua se puede desarrollar una vida casi normal durante las horas del día en medio de la crisis, de noche el peligro aumenta debido a la presencia de paramilitares y policías, acusados de defender los intereses de Ortega mientras su Gobierno mantiene un discurso de paz.

“Quien dice que ama a Dios y manda a matar a su hermano es un asesino, por más que hable bien de Dios”, recalcó Romero en la homilía.

“Es el pueblo de Nicaragua el que está hoy sufriendo, sangrando (…), no se puede más con tanta masacre, basta ya”, exclamó el sacerdote.

La Iglesia Católica, la más seguida en Nicaragua, ha tenido un papel trascendental durante la crisis, ya que ha evitado la muerte de cientos de personas que han mantenido sus protestas de forma pacífica, y a través de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) sirve de mediadora en el diálogo nacional entre el poder y la población nicaragüense.

Romero afirmó que las misas en horarios diurnos se mantienen en Managua.

Este fin de semana los nicaragüenses esperan que el presidente Ortega responda a una carta que los obispos le entregaron con una propuesta de “democratización” del país, ante lo cual pidió tiempo para “reflexionar”.

 

 

Nicaragua cumple hoy 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años ochenta, con Ortega también de presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción. EFE

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.