Controversia tras acusaciones de revista italiana contra Cardenal Rodríguez Maradiaga

REDACCIÓN  ACI PRENSA 21.12.2017 – El P. Carlos Rubio de la Arquidiócesis de Tegucigalpa rechazó las acusaciones hechas por la revista italiana L’Espresso contra el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de la capital hondureña.

Este jueves 21 de diciembre la revista publicó un artículo en el que se afirma que el Cardenal recibiría mensualmente de la Universidad Católica de Honduras unos 35 mil euros, y un monto adicional en diciembre que ascendería a 54 mil euros.

La publicación también señala que el Purpurado hondureño habría enviado “ingentes sumas” de dinero a instituciones financieras londinenses como la firma Leman Wealth Management.

En declaraciones a ACI Prensa, el P. Rubio explicó que la Universidad Católica apoya económicamente “a todos los obispos, no solo al Cardenal, para ayudar a las diócesis. Recuerde que la universidad es católica y depende de la Iglesia”.

Esta realidad, explicó el párroco de la Parroquia San Martín de Porres en Tegucigalpa, “la explicó Mons. Rómulo (Emiliani) hace un tiempo” cuando surgieron acusaciones similares. Mons. Rómulo Emiliani es el prestigioso Obispo dimisionario de San Pedro Sula.

“Todos los obispos reciben un apoyo para las diócesis, no para uso personal”, reiteró el sacerdote quien dijo desconocer los montos que recibe el Cardenal Rodríguez Maradiaga y los demás obispos hondureños.

Recibir estos aportes, aclaró el P. Rubio, “no es un acto de corrupción porque no es dinero del estado, sino que es dinero de la institución que depende de la Iglesia”.

El dinero que reciben los obispos, precisó el presbítero, “es un apoyo de la universidad católica para la misión de las diócesis. No hay duda que el primer administrador es el obispo, pero eso no quiere decir que sea corrupción”.

Lo denunciado por L’Espresso, continuó, “es puro amarillismo, es darle otra connotación” a la información que ya es conocida.

El apoyo financiero de la universidad a las diócesis del país, concluyó el sacerdote, “es una contribución de la Iglesia ante la realidad de Honduras que es de pobreza y donde hay muchas necesidades”.

ACI Prensa también conversó con una fuente que prefiere no ser identificada, que explicó que el dinero que recibe el Cardenal no es visto como un problema en Honduras.

La fuente reveló que algo que sí genera escándalo en el país centroamericano es la “anómala situación del Obispo Auxiliar de Tegucigalpa, Mons. Juan José Pineda, que vive con un ‘asistente’, que nadie explica a qué viene”.

Sobre Mons. Pineda, L’Espresso señala que las acusaciones en su contra son “múltiples”.

Un “misionero”, cuya identidad no revela la publicación italiana, refiere que “hay gastos para amigos íntimos de Pineda, como un mexicano que se hace llamar ‘Padre Erick’, pero que nunca ha hecho sus votos”.

“El personaje se llama Erick Cravioto Fajardo” y “ha vivido con él bajo el mismo techo, le ha comprado un departamento en el centro y un auto. El dinero, me temo, viene de las casas de la universidad o de las de la diócesis. Hemos denunciado esta estrecha e indecorosa relación también al Vaticano. El Papa sabe todo”, agrega el misionero.

L’Espresso también acusa a Mons. Pineda de haber sido señalado “recientemente por los diarios locales como el director de operaciones financieras imprudentes y receptor de fondos públicos (alrededor de un millón de euros) para proyectos gaseosos destinados ‘a la formación de los valores de los fieles y la comprensión de las leyes y la vida social’. Gastos que, según los acusadores, nunca han sido respaldados por justificaciones válidas”.

Al respecto, el diario hondureño ConfidencialHN reveló hoy que hace un año publicó una denuncia similar basada en un informe realizado por un grupo de laicos y clérigos hondureños que denunciaron el cuestionable manejo de dinero por parte de la Universidad Católica y el papel de Mons. Juan José Pineda. La publicación del informe le valió un juicio por difamación ante la justicia hondureña, que desestimó el caso.

Según ConfidencialHN, el informe del grupo de laicos y clérigos hondureños señala textualmente que “el cardenal y Juan José Pineda, un oscuro personaje reconocido por su marcado homosexualismo a pesar de condenar tales prácticas en el púlpito, tuvieron acceso a ilimitados recursos que, incluso, el propio Pineda ha pedido que se le construya un local en el campus de la (Universidad Católica de Honduras) para permanecer sin funciones específicas

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.