FIESTAS PATRIAS DE NICARAGUA: La Batalla de San Jacinto, la contienda que se ganó por una pedrada y una estampida de caballos

En su huida, los americanos fueron derribados por los indios matagalpa –una comunidad autóctona de la zona– que les emboscaron y comenzaron a dispararles flechas

MANAGUA 14.09.2017 (NOTIMÉRICA)  En la historia de Iberoamérica ha habido varias luchas armadas pero hay una que destaca por encima de las otras debido a la peculiaridad del hecho que desantó la lucha. En Nicaragua se produjo la Batalla de San Jacinto, un enfrentamiento que acabó gracias a una pedrada y una estampida de caballos.

   Este enfrentamiento se ubica dentro de la Guerra Nacional de Nicaragua (1856-1857) –llamada también Guerra Antifilibustera– que enfrentó al Ejército Aliado Centroamericano contra las tropas del filibustero americano William Walker por el control de Nicaragua.

   El estadounidense participó en la guerra civil de 1854 que enfrentó a los liberales –bando al que apoyó– y a los conservadores nicaragüenses. Sin embargo, su objetivo real era entrar al país para conquistarlo, imponer un régimen esclavista y expandir el dominio americano por toda Centroamérica. En 1855 sus tropas entraron en el territorio, primer paso para lograr su misión.

Walker consiguió ser ‘elegido’ como presidente –tras derrocar al anterior gobernante y amañar las elecciones– en 1856. Debido a esto, tanto liberales como conservadores decidieron unirse para echarle del país. A esta lucha se unieron Honduras, El Salvador, Costa Rica y Guatemala –ya que todos veían a Walker como una amenaza– y formaron el Ejército Aliado Centroamericano. Ese mismo año comenzaron los enfrentamientos entre los filibusteros y los aliados.

Una de las batallas más importantes se produjo el 14 de septiembre de 1856, hace hoy 161 años, en la Hacienda de San Jacinto. Esta lucha enfrentó a 160 soldados del Ejército del Septentrión –formado por efectivos liberales y conservadores nicaragüenses– contra 300 filibusteros.

Fue una lucha dura en la que la munición escaseaba entre los efectivos locales. Andrés Castro –perteneciente al Ejército del Septentrión– ante la falta de metralla lanzó una piedra y derribó a uno de sus contrincantes. El resto decidió imitarle y sobre el campo de batalla cayó una lluvia de piedras que tomó por sorpresa al enemigo.

HACIENDA SAN JACINTO
HACIENDA SAN JACINTO

Los nicaragüenses obtuvieron la victoria tras soltar una estampida de caballos que asustó a los filibusteros. Los estadounidenses al oír a los potros pensaron que se acercaban refuerzos y decidieron escapar. En su huida, los americanos fueron derribados por los indios matagalpa –una comunidad autóctona de la zona– que les emboscaron y comenzaron a dispararles flechas.

La Guerra Nacional finalizó tras la rendición y posterior expulsión de Walker en mayo de 1857. Los indios matagalpa fueron nombrados ‘héroes nacionales de Nicaragua’ por su valor y contribución en la Batalla de San Jacinto. Actualmente, la hacienda es un museo dedicado a este acontecimiento y un sitio histórico para el país.

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.