Estado Islámico amenaza al papa Francisco

 El grupo terrorista publicó un video del momento en que destruyen la Catedral católica en Marawi, Filipinas. Toman la imagen del sumo pontífice la rompen y gritan: “Llegaremos a Roma”.

25.08.2017 (AFP)  Al Hayat Media Center, una página de propaganda del Estado Islamico (EI)  difundió un video en el que destruyen la Catedral de Marawi en Filipinas. Rompen la estatua de Cristo e imágenes de el Papa Francisco . Además, dicen “Haremos más venganza”. “Llegaremos a Roma, inshallah”, afirma uno de los terroristas.

El diario italiano Il Tempo asegura que el Estado Islámico le pidió a los lobos solitarios atacar Italia, y que este país sería el próximo objetivo del grupo terrorista. “‘Hay que luchar contra ellos (O muwahhid)”, está escrito en italiano en una imagen que se interpretó a un hombre escondido un cuchillo detrás de su espalda contra el fondo de una ciudad”, registró el diario.

Ante los recientes ataques terroristas en Barcelona que dejaron 14 muertos el papa Francisco ha manifestado que está con las víctimas y que reza por ellas.

No es la primera vez que el papa Franciso está bajo amenaza, en el 2014 Il Tempo advirtió que EI tenía en la mira al jerarca de la iglesia por ser “portador de falsas verdades”.

Décadas de terror

Las décadas de insurgencia islamista en Filipinas tienen sus raíces en Mindanao, la patria ancestral de la minoría musulmana al sur del archipiélago.

A finales de la década de 1960, los musulmanes filipinos conocidos como Moros lanzaron un movimiento separatista buscando la autonomía del gobierno central, de mayoría católica.

Hasta 1976, los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y el Frente Moro de Liberación Nacional cobraron unas 60.000 vidas.

En 1977, los disidentes del grupo crearon el Frente Moro de Liberación Islámica, opuesto a los acuerdos de autonomía entre los moros y Manila.

Hoy, Abu Sayyaf es uno de los más importantes de varios grupos de línea dura en Filipinas. Surgido en los años 90 con dinero de Al Qaida, es famoso por los secuestros.

Isnilon Hapilon, líder de una facción de Abu Sayyaf, declaró lealtad al grupo Estado Islámico en 2014 y es considerado el jefe de ese grupo en el sudeste asiático.

Pero este compromiso ideológico es recibido con escepticismo por expertos que consideran a Abu Sayyaf una organización criminal más que religiosa.

Maute, otro grupo armado, tiene varios cientos de miembros que protegen a Hapilon.

Desde mayo de 2017, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha dirigido una enorme ofensiva militar y ha impuesto la ley marcial en Mindanao. Su objetivo es expulsar a los combatientes islamistas de la ciudad de Marawi y evitar la creación de un califato en el sur. En más de 40 años, la insurgencia ha cobrado unas 120.000 vidas.

Comparte nuestras noticias..Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.